Concentración por las agresiones al personal ferroviario en Asturias

Hoy viernes 15 de julio a las 12:00 concentración en la calle Uría.

El pasado día 24 de Junio, un Interventor de Tren fue agredido durante la realización de su trabajo, recibiendo varios puñetazos.

Es la última de una serie de agresiones, amenazas, insultos, desprecios y otros improperios que los trabajadores del ferrocarril en Asturias reciben durante el desempeño de sus funciones. Factores de Circulación, Maquinistas, Personal de Taquillas y en particular Interventores de Trenes y Vigilantes de Seguridad, están sometidos de forma alarmante en su puesto de trabajo, a una creciente agresividad por parte de algunos usuarios.

Desde los Comités de Empresa llevamos denunciando en los últimos años, que la falta de personal en los trenes y estaciones incrementaría el número de viajeros sin billete o título de transporte, y con ello el tránsito de personas sin control alguno por las estaciones y los trenes. Esta situación acabaría, como así ha sido y advertimos repetidas veces, en un aumento de las incidencias, actos vandálicos, hurtos, amenazas y agresiones a viajeros y trabajadores.

Por desgracia, NO nos equivocábamos

Los representantes de los trabajadores hemos solicitado, reiteradamente, a la Gerencia de Cercanías y a la Dirección de la Empresa, aumentar el número de Personal Comercial tanto en estaciones como en trenes, así como de Personal de Seguridad.

En 10 años, hemos pasado de disponer de más de cien efectivos a bordo de nuestros trenes a tan solo 19 para los más de 400 trenes que circulan diariamente por Asturias.

Propusimos ante la Empresa varias posibilidades distintas para mejorar el servicio y la calidad hacia los viajeros, como la creación de equipos conjuntos de intervención y personal de seguridad. Se nos contestó que NO, paradójicamente, “porque no hay personal suficiente”.

Ni la Dirección de las empresas RENFE y ADIF, ni las Instituciones intentan poner control a estos actos, cada vez más frecuentes y violentos y que un día tendrán consecuencias de una gravedad que todos lamentaremos.

Los Ferroviarios NO estamos dispuestos a que ningún otro compañero sea insultado, amenazado o agredido por realizar su trabajo, ni se ponga tampoco en peligro a los usuarios del tren.

El Personal Comercial de trenes debe volver a tener, como en su día fue, la consideración de Agentes de la Autoridad en el ejercicio de sus funciones. No es una sugerencia, es una exigencia.

Solicitamos una reunión urgente con la Dirección de RENFE, ADIF y las instituciones competentes, para estudiar y poner sobre la mesa YA, medidas extraordinarias y efectivas que pongan fin a este tipo de actos y disuadan de poder cometerlos en el futuro.

Es de todos la obligación de garantizar al ciudadano un servicio público de calidad, y al trabajador un entorno laboral seguro.